Como superar la ansiedad y la depresión de forma natural con sencillos ejercicios.

Serotonina, la hormona del bienestar

La serotonina es un neurotransmisor que se encuentra en varias regiones del sistema nervioso central y que es liberada en nuestro cuerpo a través del triptófano, un aminoácido esencial que se encuentra en las proteínas de algunos alimentos. Los aminoácidos esenciales son aquellos que nuestro cuerpo no puede producir por si mismo sino que necesitan ser ingeridos a través de la alimentación.

La serotonina es calificada como una sustancia sedante y antidepresiva, tiene una relación directa con el estado de ánimo, aumenta sus niveles al caer la noche, estimula nuestros sueños y mantiene elevado sus niveles hasta el amanecer, cuando comienza a descender. En niveles adecuados la serotonina produce una sensación de placer y bienestar en nuestro cuerpo, sin embargo, cuando se encuentra en niveles bajos, ya sea por una alimentación pobre o a periodos prolongados de estrés, se asocia a trastornos de ansiedad como el trastorno obsesivo-compulsivo, caracterizado por una preocupación y conducta obsesiva involuntaria. También se asocia en sus niveles más bajos a la depresión, falta de autoestima, estados agresivos, insomnio y a desequilibrios mentales.

 

Funciones de la serotonina

La serotonina es la hormona encargada de transmitir impulsos nerviosos (información) entre nuestro cerebro y los diferentes puntos nerviosos del cuerpo y viceversa, esta es su principal función pero también interviene en numerosas funciones fisiológicas.

 

Regula el sueño. La serotonina induce la producción de melatonina, hormona que produce la glándula pineal situada en nuestro cerebro, que es la encargada de regular los ciclos del sueño. Un excesivo nivel de serotonina o un insuficiente nivel de melatonina puede dar lugar al insomnio.

 

Regula y establece un control sobre el apetito mediante la sensación de saciedad cuando sus niveles son adecuados e incrementa la necesidad de comer, en especial carbohidratos, cuando estos niveles se encuentran por debajo de lo normal.

 

Equilibra el deseo sexual, juega un papel importante en la sexualidad ya que cuando se encuentra en niveles moderadamente elevados el deseo sexual aumenta y cuando por el contrario se encuentra en niveles bajos puede ser responsable de la disminución del apetito sexual. Tras un orgasmo aumenta considerablemente la cantidad de serotonina en nuestro cerebro creando una sensación de placer y bienestar absoluta.

 

La serotonina interviene con otros neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina compartiendo funciones de regulación del estado de ánimo y emociones. También interviene en funciones reguladoras de la temperatura corporal, controla la actividad motora, en trastornos alimenticios y regula funciones cognitivas entre otras.

 

¿Serotonina baja? Descubre como aumentar el nivel de serotonina de forma natural.